Centro de Psicología Clínica de Huesca ®


Apoyo a las nuevas organizaciones familiares post divorcio

Despues del divorcio, la evolución del sistema familiar se diversifica adquiriendo formas peculiares de organización:

   - Familia monoparental (progenitor custudio con l@s hij@s) y progenitor no custodio en condición de solter@.
   - Nuevos espos@s o compañer@s sentimentales de los progenitores, y los hij@s de unos y otros, junto con las nuevas familias de origen.

   Son la llamadas familias complejas, segundas familias o familias reconstituidas, que hacen que los problemas en su seno sean potencialmente más peligrosos y requieran de una atención y seguimiento especializado.

Condiciones que justifican la demanda psicológica

Después del divorcio surgen nuevas realidades familiares que complican la estabilidad emocional y la relación entre los progenitores e hij@s, dificultando la toma de acuerdos y su cumplimiento posterior.

Objetivos

   - Ampliar la tolerancia a la diversidad y la ambigüedad.
   - Mantener la eficacia en el desempeño de las funciones parentales.
   - Establecer unas normas y acuerdos de relación que permitan conjugar la integración en los nuevos sistemas de vida, con las obligaciones paterno-filiares previamente contraídas.


Intervención psicológica

   - Facilitar la relación de los hij@s con el progenitor no-custodio.
   - Instaurar una vía fluida de comunicación entre los progenitores, que les permita solucionar sobre la marcha los problemas que presentan l@s hij@s comunes.
   - Crear una organización jerárarquica estable que delimite hogares y autoriades diferentes para los diferentes hij@s (los biologicos, los nacidos de la nueva pareja, los que trae la nueva pareja de su anterior matrimonio...)
   - Favorecer la relación entre los hij@s de la pareja anterior y los de la nueva pareja.
   - Delimitar realidades financieras diferentes para los diferentes tipos de hij@s. Elaborar el conflicto de lealtades y los sentimientos de culpa que experimenta el hij@ en su doble relación con el progenitor ausente y con la nueva pareja del progenitor custodio; así como los celos del "nuevo cónyuge" hacia el hijo no biológico.

   - Establecer barreras sexuales claras.

   - Fomentar las relaciones tanto con la familia de origen biológica como con las nuevas familias adquiridas.

   - Reforzar los subgrupos que favorezcan la adaptación y reajuste del sistema a sus nuevas necesidades y circunstancias; y reducir el peso e influencia negativa de los subgrupos que mostrandose más rigidos, desestabilicen e impidan el adecuado cumplimiento de las funciones.

   - Evitar el aislamiento social o encierro de l@s hij@s, fomentando la realización de actividades extra-familiares con el grupo de iguales.